¿Los remates hipotecarios son buena opción? Conoce cómo funcionan

Los remates hipotecarios son vistos por muchas familias como una alternativa para hacerse de un hogar. Sin embargo, aún existen dudas sobre qué es lo que hay detrás de este esquema que ofrece inmuebles con un valor muy por debajo de lo que se observa en el mercado.

Es importante entender que al adquirir esta clase de productos no se compra una propiedad como tal, sino los derechos crediticios que a la larga llevarían a los involucrados a convertirse en los dueños legítimos de una propiedad.

“Cuando compras un remate, lo que estás comprando es un documento, un instrumento financiero que se llama Cesión de Derechos Crediticios Litigiosos y Adjudicatarios”, explicó durante su participación en el programa Inversiones Inmobiliarias, conducido por Karim Goudiaby.

En este sentido, el experto consideró que la comercialización de estos productos se ha hecho de forma errónea, ya que se vende la idea de que se está comprando un inmueble, lo que ha derivado en desconfianza.

“Este producto tiene una combinación de la venta de bienes raíces y de un intangible, como ofrecer un seguro o un producto de inversión. Así nace Urban Capital, con la idea de venderlo bien”, comentó.

Posibles riesgos en la adquisición de remates hipotecarios

Uno de los elementos importantes en los que se tiene que poner atención al adquirir un remate hipotecario, es el precio.

Para que se considere como un remate, precisó, el precio de venta debe estar al 60% del valor que se puede observar en el mercado.

“Es decir, si algo vale un millón de pesos, lo más caro que debes comprar es 600 mil pesos. Si no, no es remate”.

Por otro lado, indicó que, si bien no es la generalidad, puede existir la posibilidad de que la recuperación de cierto inmueble no se concrete por un mal juicio.

“El riesgo de pérdida de un remate hipotecario es porque el juicio se ejecuta erróneamente o porque tiene situaciones complejas de recuperar. Pero eso se analiza antes de vender”.

Otro de los riesgos es el control del tiempo en el que se puede recuperar la propiedad, ya que puede variar de uno hasta cuatro años.

Se puede ganar dinero a través de los remates hipotecarios sin la necesidad de esperar a la recuperación del inmueble.

En palabras del especialista, se trata de un instrumento financiero, un documento con valor, como son las acciones en la bolsa de valores.

“Si en determinado tiempo no se concluye la cesión de derechos, puedes vender con un interés a tu favor; ese interés lo va a decir el mercado, en promedio va del 15 al 35%”.


8 visualizaciones0 comentarios